Un pájaro de papel en el pecho dice que el tiempo de los besos no ha llegado.